autoestima

Autoestima: Aprende a identificarla

¿De qué hablamos cuando hablamos de autoestima?

Nos referimos al conjunto de pensamientos, imágenes y percepciones que yo tengo sobre mi mismo; a lo que pienso y siento sobre mi.

Componentes de la autoestima:

La autoestima se compone por la suma de 3 componentes diferenciados. Saber analizar e identificar cada uno de ellos por separado, me ayudará a comprender el resultado final. Somos la suma de:

  • Componentes cognitivos: pensamientos, ideas, juicios y percepciones sobre mi mismo y los diferentes aspectos de mi vida. ¿Cómo identifico este pensamiento?: Analizando ¿Qué pienso?
  • Componentes afectivos: como resultado de nuestros pensamientos hacia nosotros mismos, nos juzgamos o vivimos la forma de una determinada manera. Se identifica dando respuesta a la pregunta ¿Cómo me siento?
  • Componentes conductuales: como consecuencia de lo que pensamos sobre nosotros mismos, y cómo nos sentimos al respecto, actuaremos de una determinada manera. Responde al: cuando pienso una determinada cosa sobre mi mismo que me hace sentir de X forma, ¿Qué hago? ¿cómo me comporto?

Algunas características de la autoestima:

  • No es innata
  • Se desarrolla a lo largo de toda la vida
  • La forma en la que somos criados tiene un impacto directo en nuestra autoestima
  • Se puede modificar
  • No es constante: puede fluctuar dependiendo de los factores cognitivo-afectivo-conductuales ya descritos
  • Nuestro entorno también influye en nuestra autoestima

Nuestra autoestima autoestima no determina sólo nuestra relación con nosotros mismos, si no que afecta muchos otros ámbitos como:

Autoconcepto laboral: Abarca la concepción de uno mismo como trabajador, formado a partir de todas sus experiencias, éxitos, fracasos, etc. 

Autoconcepto social: incluye sentimientos de uno mismo en cuanto a la amistad, y es consecuencia de las relaciones sociales, de su habilidad para solucionar problemas y de la adaptación y aceptación social. 

Autoconcepto personal y emocional: el equilibrio emocional, la aceptación de sí mismo y  la seguridad y confianza en sus posibilidades.

Autoconcepto familiar: sentimientos como miembro de la familia. 

Autoconcepto global: es la valoración general de uno mismo y se basa en la evaluación de todas las áreas. 

La autovaloración que hacemos del propio comportamiento puede hacer referencia a:

1. Las competencias de nuestro comportamiento, es decir, que uno perciba que sabe hacer las cosas

2. Nuestra competencia y control sobre el medio para obtener buenos resultados.

3. La aceptación, afecto, cambios, éxito social. Que producimos cuando realizamos una tarea, nos relacionamos con los demás…

4. En la familia, en el trabajo, en las relaciones, en las actividades…

5. Si tenemos una buena autoestima nos sentiremos capaces, valiosos y con confianza.

Por eso, los primeros pasos en cualquier intervención destinada a mejorar la autoestima, deben ser la identificación de los pensamientos, sentimientos y conductas asociados a cómo nos percibimos tanto a nosotros mismos como al mundo que nos rodea. Hazlo por ti.

¿Tienes alguna duda en relación a este tema? ¿Diría que tienes una buena autoestima? ¿Por qué?
¡Te leo en comentarios!

Si te ha gustado este artículo, no te olvides de seguirnos en nuestro instagram @catarsis.psicologia y en nuestro Facebook www.facebook.com/catarsispsicologos donde subimos información a diario y de suscribirte a nuestro blog para que te avisemos cuando publiquemos una nueva entrada.

🧠¿Te gustaría gestionar mejor tus emociones? Ofrecemos psicoterapia a precios asequibles, puedes informarte sin compromiso aquí.🧠

☕️¿Te gustaría invitarme a un café virtual simbólico de 2€ como forma de agradecimiento por el contenido que comparto? Puedes hacerlo aquí.☕️

Gestión emocional

Nunca es suficiente: autoexigencia destructiva

Siempre hay algo en lo que podamos mejorar: Esforzarse, tener voluntad y constancia, aspirar a ser mejor persona, mejor madre, mejor amigo, mejor pareja, mejor hijo, está muy bien. Pero ¿cómo establecemos el límite de cuando está ya bien? ¿Cuándo hay que dejar de esforzarse? ¿Sabes situar tu límite?

Presta mucha atención a esta diferencia, ya que cruzar la línea puede dar lugar a  un exceso de autoexigencia, que nos llevará a realizar un patrón de comportamiento poco saludable.

El exceso de exigencia con uno mismo puede llegar a tener efectos perjudiciales que generan baja autoestima, estrés y ansiedad, además de sentimientos intensos de frustración e insatisfacción respecto al rendimiento y finalmente, si se sostiene en el tiempo y no se dispone de las herramientas emocionales adecuadas, desencadenar en una depresión.

Es cierto que tener retos, objetivos y el foco en algo que deseamos nos ayuda a desarrollar nuestros proyectos vitales, tanto profesionales como personales pero todo ello es posible conseguirlo sin olvidarnos de nuestros límites, cuidando el exceso de perfeccionismo y midiendo la autocrítica.

¿Quieres saber si eres demasiado autoexigente?

Lee las siguientes frases y fíjate si te identificas con ellas:

  • No te vale con hacerlo, tienes que hacerlo bien.
  • No te vale con hacerlo bien, tienes que hacerlo perfecto.
  • Necesitas el reconocimiento de los demás. Cuando te lo reconocen, no te lo crees.
  • Casi todas tus actividades las has convertido en obligaciones, incluso lo que en principio parecía ser un hobby o distracción.
  • Te culpas y juzgas si no logras lo que te propones.
  • Te sientes inseguro ante los posibles errores.
  • Quieres controlar todo y a veces llegas a bloquearte por no conseguirlo.
  • No sabes cómo delegar ni cómo decir que no.

Vivir la vida de esta manera provoca mucho cansancio, apatía y tener la sensación continua de “no poder más”. Cuando sentimos que “la vida pesa demasiado”,  y que las actividades cotidianas se convierten en tareas imposibles, es una señal de que algo no funciona bien. Si además aparecen otros síntomas como inquietud, tristeza, irritabilidad, ansiedad y sensación de vacío, es momento de parar, cuidarse y ponerse en manos de un profesional.

Estas son algunas ideas que puedes incorporar para evitar la exigencia, sentirte exhausto o deprimido.

  • Identificar tus propios límites y respetarlos. Es humano reconocer que somos seres limitados y que a veces no alcanzamos las metas que nos propusimos por nuestras capacidades, habilidades, conocimientos o condición física.
  • Quererte más y tratarte con amabilidad. Si lo necesitas, comienza un proceso terapéutico que te ayude a quererte más, confiar en ti y entender tus miedos, pensamientos y emociones.
  • Reconocer que solo no puedes. Empieza pidiendo ayuda cuando sientas que estás cansado cuidando de no ponerte exigente con quien tienes a tu lado. Pedir ayuda no siempre implica recibirla, pero ensayar el pedir es todo un arte.
  • Delegar la responsabilidad y decir no de vez en cuando. Cuando vayas viendo que te cargas de tareas, citas y trabajos es el momento de decir no, te sentirás bien contigo mismo, no perderás ninguna oportunidad ni será un drama con tus relaciones.
  • Aprender a desconectar del trabajo. El trabajo suele ser un foco de estrés y a la vez puede convertirse en algo muy grato. Es necesario tomarte descansos, separar lo urgente de lo importante y saber cuándo parar.
  • Tolerar la frustración y equivocarte. Ya sabes que “lo mejor es enemigo de lo bueno” y que la revisión constante y obsesiva de las cosas solo te lleva a la angustia y el agotamiento mental.

No esperes a que los problemas de salud, la pérdida de memoria, el insomnio y la apatía se apoderen de ti. Retoma el control sobre tu salud emocional.

Y tú, ¿te has sentido reflejada? ¿en qué temas te gustaría saber poner el límite?

¡Te leo en comentarios!

Si te ha gustado este artículo, no te olvides de seguirnos en nuestro instagram @catarsis.psicologia y en nuestro Facebook www.facebook.com/catarsispsicologos donde subimos información a diario y de suscribirte a nuestro blog para que te avisemos cuando publiquemos una nueva entrada.

🧠¿Te gustaría gestionar mejor tus emociones? Ofrecemos psicoterapia a precios asequibles, puedes informarte sin compromiso aquí.🧠

☕️¿Te gustaría invitarme a un café virtual simbólico de 2€ como forma de agradecimiento por el contenido que comparto? Puedes hacerlo aquí.☕️